jueves, 31 de enero de 2013

Llegar al sol


"Amanecer", Salvador Dalí



Hay que continuar siempre. ¿No es ese tu secreto, Cadio? La sociedad es estúpida, pero el mundo es hermoso. Esas llamas, el sonido de las hojas en los vidrios de la ventana, el reflejo de la luz sobre las planchas del suelo: ¡qué maravilla! Todo ello existía, mas no sentía esa lenta caricia con la cual curan la más profunda herida del deseo. Tu presencia me dice que debe amarse la vida y el aire y la tierra divinos que la rodean. [...] No desdeñar lo natural: amar. Y si se ama, si se ama apasionadamente, nos olvidaremos de nosotros mismos. Entonces estaremos salvados.

Luis Cernuda




Después del naufragio, todo es oscuridad. Es entonces cuando comienzan a brillar algunas cosas, que son las cosas que siempre habían brillado, pero que el inmenso vendaval del miedo no te dejaba ver. Debajo del mar, no hay viento, solo una marea suave de recuerdos, y los restos tristes del naufragio.

Te sorprende tocar tu propio cuerpo. ¿Sigues aquí? Eso significa que no has naufragado del todo, que solo has perdido de vista la superficie. Miras a tu alrededor. Arriba hay una luz; incluso te parece distinguir el cielo. Pruebas a nadar, y sientes que los brazos y las piernas te responden. Mientras asciendes, piensas en que, tal vez, tu embarcación fuera demasiado frágil. En que tal vez fuese necesario naufragar para emerger del todo, a color, definiéndote en una realidad que a menudo adquiere matices de película en blanco y negro.

Cuando al fin asciendes a la superficie, el mundo es del color de las tormentas. Hay una playa al fondo, y esqueletos arquitectónicos de historias que el miedo ha dejado devastadas. Te tiendes sobre la arena, extenuada, y lloras al comprobar que las cosas que brillaban allá abajo siguen haciéndolo en la superficie, luminosas y nítidas, como soles antiguos sobre los que ahora se cierne una sombra de tristeza.

No importa que estén lejos; sabes que los alcanzarás. ¿Alcanzar el sol? Habrá quien te llame idealista, pero tú sabes que ese idealismo es precisamente el que te hará lograrlo. Construir una embarcación fuerte, llenarla de pasados y de futuros, y navegar con firmeza hacia el sol: ese es el objetivo. Y hacia una ciudad donde los sueños permanecen intactos.

Llevas esa estrella en el corazón. ¿El corazón? Sí, el corazón, el mismo que durante los instantes del naufragio dejaste de escuchar, porque tus oídos se hallaban taponados por el miedo a no saber quién eras, o quién querías ser. Ha sido necesario descender a los Infiernos, donde todo es silencio, para escuchar tu propia voz clamando por ser escuchada, y para escuchar también la voz del sol.

Lo importante es saber quién deseas ser, y tener absoluta conciencia de quién no deseas volver a ser. El bien es todo aquello que te acerca a esa meta, y que te hace salir de ti para darte a las personas que te quieren y a las que quieres, porque esta playa no está desierta, y tú no eres su única habitante.

El mal es abandonarte al miedo, destruir los sueños, no luchar por lo que coincide con tu idea de felicidad, huir, esconderte en ti misma y cerrar los ojos para no ver el exterior, y quedarte de brazos cruzados cuando la tempestad arrasa contra aquellos que se arriesgan a compartir sus sueños contigo. El mal es dejarte pisotear, asaetear tu dignidad, vender tu libertad por miedo a ser valiente y resignarte a que tu embarcación se desarme en aguas pantanosas por no atreverte a avanzar hacia otras. El mal es dudar cuando alguien trata de imponerte qué es la felicidad. La felicidad es distinta para cada persona, y la única verdadera es la propia. Perseguir tu felicidad, y la de aquellos a los que quieres, siempre que no hagas daño consciente a los demás, es la más blanca de las inocencias.

No quieres ser más la Bella Durmiente, ni detenerte para siempre en el País de las maravillas. Ya es hora extender las manos –y las alas-, de salir de ti y darte al mundo que te rodea, y luchar con todas las armas que la bondad ha depositado sobre la arena.

“Just what you want to be, you will be in the end”. Así dice la famosa canción de los Moody Blues, y piensas que nunca habías comprendido mejor la letra. Escuchar esa canción no volverá a ser lo mismo.

Ha llegado el momento de ponerse en pie, y de lanzarse de bruces al mundo. Sabes que todo ha cambiado, que al final solo puedes confiar en tu corazón, y ahuyentar lo demás. Y –doloroso, esperanzado- él te grita que luches por alcanzar el sol. 


1 comentario:

Oski dijo...

Subir y bajar. Caer y levantarse. ¿Qué es la vida si no un continuo aprendizaje?

Al final todos los días sale el sol, y hay gente que siempre brilla con luz propia.

:-) Un beso grande.

Entradas populares

Larga y prematuramente adiestrado en el ejercicio de la paciencia y en la cuidadosa restauración de ilusiones sistemáticamente pisoteadas, me acostumbré muy pronto a quejarme en voz baja, a maldecir para mis adentros, y a hablar ambiguamente, poco y siempre de otras cosas; es decir, al uso de la ironía, de la metáfora, de la metonimia y de la reticencia. Si acabé escribiendo fue […] para aprovechar las modestas habilidades adquiridas por el mero hecho de vivir.

Ángel González

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Con José Manuel Caballero Bonald en la Residencia de Estudiantes de Madrid, 2011

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de los premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Lectura de poemas en la Feria del Libro 2010 de Madrid

Casa natal de Luis Cernuda, Calle Acetres, Sevilla, 2010

Casa de Luis Cernuda durante los años 20, Calle del Aire, Sevilla, 2008

Con la estatua a Federico García Lorca, Madrid, 2008

Casa de Rafael Alberti, El Puerto de Santa María, Cádiz, 2008

Casa natal de Antonio Machado, Palacio de Dueñas. Sevilla, 2010

Residencia de Estudiantes de Madrid, 2008

Museo Dalí, Figueras, Cataluña, 2008

Con la estatua a Ramón Mª del Valle Inclán, Madrid, 2010
Te juzgan mal y sufres por eso. Eres de nieve por fuera y de llama por dentro. Quien te toca se hiela mientras tú te abrasas. No sabes querer y estás queriendo siempre; no sabes vivir y estás vivo. Tu sitio no está en ninguna parte, siempre desearás un lugar diferente...

Luis Cernuda, Comedia inacabada y sin título