martes, 28 de abril de 2009

La causalidad de las casualidades

"El espejo falso", René Magritte


A veces
miras a quien te mira y quisieras tener todo el poder preciso para mandar
que en ese mismo instante se detuvieran todos los relojes del mundo.

A veces
sólo a veces gran amor.


José Agustín Goytisolo, A veces gran amor




No existen las casualidades, ni el azar, ni la buena suerte. Yo ya sabía antes de llegar allí que volvería a cruzarme en el camino de esa mirada que no llegó a borrarse nunca de mi memoria; ni siquiera los calendarios y mi mala experiencia como fisonomista consiguieron apartarla nunca de mí.

No creo que fuera casualidad el resorte invisible que me impulsó a volver la cabeza justo en aquel instante, sin ningún motivo aparente. Resulta imposible definir las milésimas de segundo que transcurrieron entre el momento en que volví la cabeza y aquella mirada penetrante, fija en mí. No pude sorprenderme; nadie lo haría después de tantos años esperando una casualidad, la Casualidad. Luego, el saludo reglamentario, el fin de la magia. Sé que mi corazón no aceptará un nunca más como etiqueta cada vez que se siente en el quicio del tiempo a recordar aquellos ojos y que, si es necesario, me encargaré de alinear los planetas y de sembrar tréboles de cuatro hojas por volver a cruzarme en su camino.

3 comentarios:

Edu dijo...

La casualidad no existe. El cumulo de circunstancias la crea y ella estan determinadas por los hechos. El contexto y las leyes de la fisica tambien predeterminan, nada surge a la azar, todo es un proceso.
Un Saludo.

Oski dijo...

Alguien dijo alguna vez que nada está escrito pero que sin embargo tendemos a agarrarnos al pasado como un clavo ardiendo.

También se por experiencia que a veces el pasado vuelve, pero no se convierte en un presente, sino en un deseo de futuro.

No se puede vivir de quimeras, ni anclarse en algo que es posible que nunca será. Pero ¿sabes? a veces es bonito dejar que la nostalgia nos guíe.

¿Quién nos dice que las cosas no pueden cambiar? ;-)

Un abrazo y mucho ánimo.

MARTÍN RINCÓN HOEFKEN dijo...

Querida amiga madrileña, me encantó tu relato. Justo hoy vi y hablé con mi ex novia y me sentí así, sabes? Quería quedarme horas con ella pero el deber y la universidad lo impidieron. Así es la vida... Una tómbola.

Te recomiendo este libro:

http://www.perubookstore.com/cgi-bin/perubookstore/store.cgi?action=link&sku=LP295

Estoy seguro que te gustará. Es de un periodista y escritor peruano. El libro es fabuloso, lo estoy leyendo ahora, y no te imaginas lo divertido que es! Un abrazo inmenso y un beso! Cuidate mucho...

Entradas populares

Larga y prematuramente adiestrado en el ejercicio de la paciencia y en la cuidadosa restauración de ilusiones sistemáticamente pisoteadas, me acostumbré muy pronto a quejarme en voz baja, a maldecir para mis adentros, y a hablar ambiguamente, poco y siempre de otras cosas; es decir, al uso de la ironía, de la metáfora, de la metonimia y de la reticencia. Si acabé escribiendo fue […] para aprovechar las modestas habilidades adquiridas por el mero hecho de vivir.

Ángel González

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Con José Manuel Caballero Bonald en la Residencia de Estudiantes de Madrid, 2011

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de los premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Lectura de poemas en la Feria del Libro 2010 de Madrid

Casa natal de Luis Cernuda, Calle Acetres, Sevilla, 2010

Casa de Luis Cernuda durante los años 20, Calle del Aire, Sevilla, 2008

Con la estatua a Federico García Lorca, Madrid, 2008

Casa de Rafael Alberti, El Puerto de Santa María, Cádiz, 2008

Casa natal de Antonio Machado, Palacio de Dueñas. Sevilla, 2010

Residencia de Estudiantes de Madrid, 2008

Museo Dalí, Figueras, Cataluña, 2008

Con la estatua a Ramón Mª del Valle Inclán, Madrid, 2010
Te juzgan mal y sufres por eso. Eres de nieve por fuera y de llama por dentro. Quien te toca se hiela mientras tú te abrasas. No sabes querer y estás queriendo siempre; no sabes vivir y estás vivo. Tu sitio no está en ninguna parte, siempre desearás un lugar diferente...

Luis Cernuda, Comedia inacabada y sin título