lunes, 23 de julio de 2012

Regreso al azul


"Cernuda en la playa. 1934", Ramón Gaya



Llegó el azul y se pintó su tiempo.

Rafael Alberti


Respiro. Así, poco a poco. Una a una van brotando las palabras, desesperadamente evanescentes en este silencio que me aprisiona, del que tienes la llave. Vuelvo al azul que se me escapó en alguna época remota en la que ni siquiera había nacido.

Te imagino junto a mí en una playa: siempre la misma playa. La misma por la que paseaba con Cernuda y –esa vez, realmente- con algún fugaz amor de verano. Es un recuerdo imposible, y he aquí que el Tiempo me ha vuelto a traicionar. Pero bucear en tus ojos es traicionar al propio Tiempo; en tus ojos en los que se ha volcado el cielo de las tardes de junio por el que yo viajaba, tumbada en el césped.

Siempre buscando un azul inalcanzable, o inabarcable.

Tal vez sea cierto que un día caminamos por aquella playa, e incluso que Cernuda nos acompañaba. Quizá sea un recuerdo invertido: que todavía no haya ocurrido. Me pierdo por los años venideros que siembra mi imaginación para encontrarnos, una vez más, caminando junto a las olas que derraman torbellinos de leyendas en la orilla. Hay una luz suave, crepuscular, y un silencio envuelto de gaviotas.

Si algún día se me acaban las horas para soñar, espérame en aquella playa –de la que solo tú tienes la llave. Llegaré allí y nada me sorprenderá menos que encontrarte, sonriendo con esa irremediable ternura que llevas prendida en las pupilas. Qué importa que nuestra playa no exista en realidad. A veces solo necesitamos un sueño –y unos ojos que lo reflejen- para seguir creyendo en la redondez de este mundo.  

1 comentario:

Oski dijo...

Y allí estará siempre y siempre podrás acudir cuando cierres los ojos.

Yo creo que soñar es lo único que nos hace falta para que el mundo siga girando. En los sueños todo es posible...

Supongo que todos imaginamos nuestra propia playa, con nuestra propia "persona especial" y siempre volvemos allí cuando nos hace falta.

Un abrazo grande.

Entradas populares

Larga y prematuramente adiestrado en el ejercicio de la paciencia y en la cuidadosa restauración de ilusiones sistemáticamente pisoteadas, me acostumbré muy pronto a quejarme en voz baja, a maldecir para mis adentros, y a hablar ambiguamente, poco y siempre de otras cosas; es decir, al uso de la ironía, de la metáfora, de la metonimia y de la reticencia. Si acabé escribiendo fue […] para aprovechar las modestas habilidades adquiridas por el mero hecho de vivir.

Ángel González

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Con José Manuel Caballero Bonald en la Residencia de Estudiantes de Madrid, 2011

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de los premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Lectura de poemas en la Feria del Libro 2010 de Madrid

Casa natal de Luis Cernuda, Calle Acetres, Sevilla, 2010

Casa de Luis Cernuda durante los años 20, Calle del Aire, Sevilla, 2008

Con la estatua a Federico García Lorca, Madrid, 2008

Casa de Rafael Alberti, El Puerto de Santa María, Cádiz, 2008

Casa natal de Antonio Machado, Palacio de Dueñas. Sevilla, 2010

Residencia de Estudiantes de Madrid, 2008

Museo Dalí, Figueras, Cataluña, 2008

Con la estatua a Ramón Mª del Valle Inclán, Madrid, 2010
Te juzgan mal y sufres por eso. Eres de nieve por fuera y de llama por dentro. Quien te toca se hiela mientras tú te abrasas. No sabes querer y estás queriendo siempre; no sabes vivir y estás vivo. Tu sitio no está en ninguna parte, siempre desearás un lugar diferente...

Luis Cernuda, Comedia inacabada y sin título