lunes, 24 de mayo de 2010

Espérame en la orilla

La condición humana, René Magritte
.
.
El sol y la luna quieren
que nunca nos separemos.
Nunca. Pero el tiempo.
¿Y de qué está hecho el tiempo
si no de soles y lunas?
Pero el tiempo... Nunca.
.
Miguel Hernández
.
.
Miré por la ventana. Era otra vez el mar. El mar con sus ramos de nardos submarinos, con sus caricias de espuma recogida, con sus jardines secretos de coral; todo bañado por la respiración suave que nace en las profundidades de una caracola y que solo se escucha cuando te acercas ésta al oído.

Tú me esperabas en la orilla, recortada tu silueta sobre el atardecer. No sonreías, pero a cambio sonreían tus ojos por detrás de los cristales de las gafas, como cada vez que intentas hacer gala de una compostura de la que eres el primero en dudar. Quise llegar hasta tu lado para susurrarte lo mucho que te extraño y demostrarte que mis brazos no son de aire, como pensé durante un tiempo. Pero la propia realidad me lo impidió, recordándome que aún no era el momento.

Perdóname, porque a pesar de mis veinte años a veces no puedo evitar mirar por la ventana y ver solo lo que yo quisiera. Me asusta tanto mi propia ilusión que a menudo me obligo a tragar grandes dosis de pesimismo para intentar contrarrestarla. Pero en el fondo, con el pesimismo me pasa igual que a ti con tu compostura: que yo soy la primera en dudar de él, aunque luego nos haga el mismo daño que si fuera real. Es un secreto que no me atrevo a revelarme a mí misma. Tengo la íntima certeza de que, por detrás de tu racionalidad, tampoco habrás podido evitar mirar alguna vez por la ventana y ver sólo lo que querías ver en ese momento.

Y sigo contemplando el vasto océano enmarcado por los fulgores del crepúsculo, pensando que todo es cuestión de tiempo en esta vida; y sigo contando los días para correr hacia la orilla y fundirme contigo en un abrazo que desafíe a tu lógica y a mi inseguridad. Pero no te alejes; espera hasta verme aparecer.

No necesito decirte que allá donde vivo, el mar no se puede ver desde ninguna ventana…

3 comentarios:

Oski dijo...

Ni desde los bancos del parque...

Pero se puede intuir allí a lo lejos, rugiendo y rompiendo contra las rocas. Es cierto, muchas veces cambiamos el paisaje que vemos a través de la ventana porque no nos gusta lo que vemos, autoprotección lo llaman.

Pero llegará el momento en que podamos cambiarnos de casa y por tanto de ventana :-) contemplando algo que sí nos guste y nos llene.

Seguro que para ese entonces todavía te esperan en la orilla.

Un abrazo.

Edu dijo...

El mar, mas que verse se siente...yo también miro por la ventana y veo el mar en el cielo viajando en nube...
Un Beso

Tropiezos y trapecios dijo...

Precioso...cuanta belleza hay siempre en la profundidad del mar que cada uno ve a través de su particular ventana. Que nadie te de nunca pastillas para no soñar Sirena, no honres jamás a esas sobredodis de pesimista realidad :)
Me ha encantado, de verdad, es un placer escuchar el oleaje desde la caracola de tus palabras :)
Un abrazo
Favole

Entradas populares

Larga y prematuramente adiestrado en el ejercicio de la paciencia y en la cuidadosa restauración de ilusiones sistemáticamente pisoteadas, me acostumbré muy pronto a quejarme en voz baja, a maldecir para mis adentros, y a hablar ambiguamente, poco y siempre de otras cosas; es decir, al uso de la ironía, de la metáfora, de la metonimia y de la reticencia. Si acabé escribiendo fue […] para aprovechar las modestas habilidades adquiridas por el mero hecho de vivir.

Ángel González

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Con José Manuel Caballero Bonald en la Residencia de Estudiantes de Madrid, 2011

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de los premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Lectura de poemas en la Feria del Libro 2010 de Madrid

Casa natal de Luis Cernuda, Calle Acetres, Sevilla, 2010

Casa de Luis Cernuda durante los años 20, Calle del Aire, Sevilla, 2008

Con la estatua a Federico García Lorca, Madrid, 2008

Casa de Rafael Alberti, El Puerto de Santa María, Cádiz, 2008

Casa natal de Antonio Machado, Palacio de Dueñas. Sevilla, 2010

Residencia de Estudiantes de Madrid, 2008

Museo Dalí, Figueras, Cataluña, 2008

Con la estatua a Ramón Mª del Valle Inclán, Madrid, 2010
Te juzgan mal y sufres por eso. Eres de nieve por fuera y de llama por dentro. Quien te toca se hiela mientras tú te abrasas. No sabes querer y estás queriendo siempre; no sabes vivir y estás vivo. Tu sitio no está en ninguna parte, siempre desearás un lugar diferente...

Luis Cernuda, Comedia inacabada y sin título