lunes, 24 de noviembre de 2008

Escapada al Modernismo...




Nacía, gris, la luna, y Beethoven lloraba,
bajo la mano blanca, en el piano de ella...
En la estancia sin luz, ella, mientras tocaba,
morena de la luna, era tres veces bella.

Teníamos los dos desangradas las flores
del corazón, y acaso llorábamos sin vernos...
Cada nota encendía una herida de amores...
-El dulce piano intentaba comprendernos.-

Por el balcón abierto a brumas estrelladas,
venía un viento triste de mundos invisibles...
Ella me preguntaba de cosas ignoradas
y yo le respondía de cosas imposibles...


Juan Ramón Jiménez, Soledad sonora



Casi me da vergüenza reconocer que no he tenido nunca demasiado contacto con la poesía de JRJ. Y digo esto porque, a pesar de que fuera acusado de cursi o vacío, fue uno de los poetas más influyentes de la historia de la Literatura española. Constantemente preocupado por revisar su Obra y enfrentarse a los jóvenes poetas de la Generación del 27, JRJ vivía encerrado en su piso madrileño, aislado del mundo exterior.

Pero para qué negarlo, hay instantes indecisos en los que gusta apartarse de la realidad conduciéndonos por los mágicos senderos del modernismo. Ese mundo tan rubendarinesco de pianos, fiestas de alta sociedad y cisnes cuyos cuellos interrogan a la noche. Los cuentos de hadas siempre existen en nuestros corazones, por mucho que nos esforcemos en pensar que todos los luceros de la ilusión se han apagado. Los valses infinitos y las bellas durmientes se esconden en un diminuto resquicio de nuestra boca, y salen a la luz cuando algo nos hace sonreír. O cuando las lágrimas nos transportan a mundos evanescentes donde nuestros deseos sí se harían realidad.

Ella me preguntaba de cosas ignoradas y yo le respondía de cosas imposibles… A veces las palabras no son más que palabras (como dijo Alberti), y lo que nos gustaría responder ante determinadas preguntas no logra salir de la garganta y se evapora en el aire en forma de silencio tachonado de imposibles.

Y Beethoven siempre de fondo, con su atormentado sentir…

2 comentarios:

Edu dijo...

Aquella generacion de poetas de calle, del mar, busco la libertad y encontro el exilio, cuando no, una cuneta en donde ser enterrado, pero nos quedan sus versos y nadie los puede exiliar del presente, mientras los recordemos.
Saludos

amor dijo...

jrj tiene momentos en sus poemas en que es dios, como lo somos nosotros, "la trasparencia, dios, la trasparencia", y la transparencia es la libertad

s

Entradas populares

Larga y prematuramente adiestrado en el ejercicio de la paciencia y en la cuidadosa restauración de ilusiones sistemáticamente pisoteadas, me acostumbré muy pronto a quejarme en voz baja, a maldecir para mis adentros, y a hablar ambiguamente, poco y siempre de otras cosas; es decir, al uso de la ironía, de la metáfora, de la metonimia y de la reticencia. Si acabé escribiendo fue […] para aprovechar las modestas habilidades adquiridas por el mero hecho de vivir.

Ángel González

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Entrega premios de relato 2011, "Una de piratas", Cadena SER

Con José Manuel Caballero Bonald en la Residencia de Estudiantes de Madrid, 2011

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de los premios del XX Aniversario de la UC3M

Ceremonia de entrega de premios del XX Aniversario de la UC3M

Lectura de poemas en la Feria del Libro 2010 de Madrid

Casa natal de Luis Cernuda, Calle Acetres, Sevilla, 2010

Casa de Luis Cernuda durante los años 20, Calle del Aire, Sevilla, 2008

Con la estatua a Federico García Lorca, Madrid, 2008

Casa de Rafael Alberti, El Puerto de Santa María, Cádiz, 2008

Casa natal de Antonio Machado, Palacio de Dueñas. Sevilla, 2010

Residencia de Estudiantes de Madrid, 2008

Museo Dalí, Figueras, Cataluña, 2008

Con la estatua a Ramón Mª del Valle Inclán, Madrid, 2010
Te juzgan mal y sufres por eso. Eres de nieve por fuera y de llama por dentro. Quien te toca se hiela mientras tú te abrasas. No sabes querer y estás queriendo siempre; no sabes vivir y estás vivo. Tu sitio no está en ninguna parte, siempre desearás un lugar diferente...

Luis Cernuda, Comedia inacabada y sin título